Diario de aprendiz de una PT: Parte 26

Hace unos días, dos amigas, me enseñaron la «fábula del colibrí».

Dicen que cada día se aprende algo nuevo, y bien es cierto, no se si os pasa, pero si os fijáis detenidamente en vuestro quehacer diario, observaréis como algo nuevo habéis aprendido. 

Hay una frase que suelo repetirla a menudo, «Cada uno desde la parcela de vida que le ha tocado vivir, puede aportar su granito de arena para cambiar el mundo». Creo que todos somos brillantes en algo, seguro, y que podemos colaborar para mejorar en conjunto.

Y Antonia Ortega y Rocio OC me han enseñado que justamente, la fábula del colibrí, cuenta esto mismo, pero más bonito.

Estás dispuestx a ser un colibrí cada día y mejorar tu alrededor, si todxs intentamos hacer como el colibrí, la sociedad sería mucho mejor, sin tener que suponer un esfuerzo enorme siempre para el mismx; ¿no crees?

Gracias Antonia Ortega por hacer la lámina y leerla con el corazón y hacerme llegar la fábula, al igual que Rocío

FABULA COLIBRI antonia ortega

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.