Economía de fichas

¿Qué es una economía de fichas?

Una economía de fichas es una técnica muy conocida en el ámbito familiar y educativo. Se puede utilizar a nivel grupal o a nivel individual.

Si nos adentramos en el mundo de la psicología, la economía de fichas deriva del Condicionamiento Operante descrita por Skinner ya que utiliza como base el refuerzo, en especial los denominados reforzadores secundarios (es decir, los puntos o las caritas van a tener que canjearse por un premio, un reforzador motivador).

¿Cómo puede ayudarnos la técnica de la economía de fichas?

Con dicha técnica el niñx aprende a manejar de forma más eficiente una nueva situación de contingencias que le permitirá obtener ciertos beneficios de los que antes no disponía. Aparecen normas y reglas que cumplir y un premio que conseguirá a cambio. Es un sistema reglado que dispone de un refuerzo positivo, esto es algo motivador para el niñx por lo tanto realizará la conducta deseada, la que hemos “pedido”; del mismo modo, trata de repetir dicha conducta deseada y de controlar y/u omitir la conducta inapropiada, consiguiendo instaurar dentro de su repertorio de conductas, una nueva, la deseada, negociada y propuesta en la economía de fichas.

¿Cómo se plantea una economía de fichas?

1º. Debemos conocer al niñx o al grupo-clase. Tenemos que controlar la situación por ello debemos saber cuales son los gustos, preferencias y características.

2º. Debemos definir el contexto. Tenemos que conocer cual es el ámbito de actuación, el aula, el recreo, una asignatura determinada, en casa….

3º. Debemos concretar los objetivos. Tenemos que tener muy claro, cuales van a ser los objetivos prioritarios, anticiparlos y aclararlos, para que se comprenda por el chicx o grupo. Por ejemplo un objetivo es “PORTARSE BIEN EN MÚSICA”, pues explicamos a que nos referimos con eso, “NO PELEARSE, NO GRITAR, PARTICIPAR, NO RESPONDER AL PROFESOR-A, RESPERTAR LAS NORMAS DEL AULA, RESPETAR A LOS COMPAÑERXS, AYUDARSE…”, obviamente es un objetivo muy amplio, por lo que podría descomponersse en varios objetivos: Respetar las normas del aula (y tendríamos que tenerlas escritas en un cartel en clase para que sea accesible para todxs), Respetar a los compañerxs, Hacer caso al profesor-a…

Es aconsejable poner objetivos muy concretos, claros, sencillos, que sean “fáciles” de conseguir, y no una larga lista de objetivos… elegir del listado los prioritarios.

4º. Debemos elegir la metodología. ¿Cómo lo hacemos?

  • 1. Conducta que se va a premiar.
  • 2. Premio que va obtener.
  • 3. Explicar como se ganan y pierden puntos.
  • 4. Crear un panel, un registro, donde se vean los puntos conseguidos, los no conseguidos, cuanto le falta para conseguir el premio… 
  • 5. Dar el premio en el plazo acordado si lo ha conseguido. (Por ejemplo, todos los viernes vas a jugar al ordenador si has traído los deberes de lengua todos los días hechos, de lunes a viernes son 5 puntos; ahora, si el miércoles no los lleva, el viernes no va a tener el premio, porque es cada 5 puntos verdes, cada 5 caritas, cada 5 estrellitas… vas a conseguir el premio.)

Esta técnica es muy útil y muy utilizada en Educación Especial y también en la escuela ordinaria para conseguir objetivos específicos.

Teniendo claro estos aspectos estamos preparados para realizar un panel de economía de fichas.

 

RESUMEN:

Ámbito de aplicación: Objetivo principal: motivar al niñx en la realización de determinados aprendizajes y también fomentar la aparición de conductas positivas, controlando o eliminando las no deseadas.
Edad: Utilizar los reforzadores más adecuados según la edad evolutiva del grupo o chicx con el que se trabaje. 
Aspectos positivos: Técnica simple, de fácil comprensión por los niños y altamente motivador (si se construye y utiliza adecuadamente).
Limitaciones: Hay que saber escoger muy bien los reforzadores en función del niñx o del grupo. Por ello es tan importante que se conozca muy bien.

Los niñxs que no alcancen el premio pueden frustrarse y/o desistir del método. Hay que asegurar, al menos al principio, unos primeros éxitos, por ello un objetivo que sea “fácil de conseguir” y un premio acorde a dicho esfuerzo.

Para acabar, con esta entrada os quiero dejar un modelo de economía de fichas que hice hace algún tiempo para uno de mis alumnxs, espero que os sirva como modelo de referencia.

Se usó como modelo de trabajo para consecución de normas y rutinas en el hogar.

Semanalmente se evalúan los 3-4 objetivos diarios propuestos que tienen que conseguir al menos “X” caritas a la semana. Se tienen dos paneles, el del recorrido del circuito de carreras se moverían los cochecitos a medida que se alcanza los objetivos o la rutina a medida que alcance el objetivo. Los coches era el marcador del objetivo que tenía que alcanzar en un momento dado. Cada vez que realizaba los 4 objetivos diarios, obtenía una carita por cada uno de ellos, a la semana tenía que tener un mínimo de 15 caritas para obtener el premio. 

dibujo-para-colorear-coche-de-carreras-de-f1-p24110 3 2 1

4 Responses to Economía de fichas

  1. Siviamur dice:

    Interesante, me gusta tu idea. Y…¿cuál era el premio? tengo un niño en 5 de primaria con el que voy a llevar a cabo este sistema.

    Gracias!!

    • AlmuPT dice:

      El premio dependerá del chico-as. No hay un premio fijado común, va a depender de gustos, intereses, preferencias… Tu le conoces mejor que nadie, seguro que sabes que puede motivarle. Depende de la edad también podéis negociarlo. Seguro que te va fenomenal!!

Deja un comentario