Diario de aprendiz de una PT: Parte 31

6 de marzo de 2012.

25 y fulanito. ¿Hasta donde vamos a llegar?

 

Son muchos los días que muy tristemente tengo que escuchar varias frases repetitivas que me hierven la sangre…. tengo 2 alumnxs con los que es raro el día que no escucho……

 

  • «Es que tengo 25 en la clase y Fulanito»
  • «Míralo, hoy no ha querido trabajar»
  • «Es que no se que hacer con el/ella. Ahora eso sí, es verte llegar y míralo como saca rápido las cosas»

[Se ve que llevo con una varita mágica, una hoz, polvitos del trabajo duro, un cartel amenazador, un…. no se qué, que en cuanto me ven salen disparados a trabajar…. en fin.]

 

Pero vamos a ver….. solo hace falta un poco de voluntad!!! y no mirarnos al ombligo tanto…. ah! es cierto, que si no nos pica no nos rascamos… está claro…… cuan diferente sería si esa maestra, madre seguro que también, tuviera al fulatino en su familia… ¿a qué ya cambia la historia?

 

Por cierto, para empezar; NO SON 25 Y FULANITO, SINO QUE SON 26!!!!!! Mira la lista de clase, pone el nombre de todos ¿verdad? por lo tanto son 26. 

Otra cosa, si le dedicas 5 minutos a cada uno….. a él también….. qué esta en la clase, forma parte de ella… y también necesita sus minutos de atención…

 

Si no quiere trabajar es porque no has hecho lo suficiente….. No me digas que solo al ver entrar a otra seño por la puerta se le cambie la cara y coja sus cosas y se ponga a trabajar sin que la seño sepa absolutamente nada hasta llegar al aula, es por algo, digo yo.

 

Que haga todas las fichas de la mañana en 1h, la última hora de la semana, cuando estará cansadísimo, y cuando «no ha querido» trabajar pues…. creo que es para pensárselo… algo falla, a mi me pone muy nerviosa cuando «perdemos» el tiempo, (el día que llego y tenemos un día cruzado y no lo aprovechamos como otras veces es algo que me pone nerviosa, y no porque esté cruzado, sino porque no encuentre la herramienta para descruzarle); por lo que no se el qué pero creo que no estamos haciendo bien algo…..Que sí, que todos tenemos días malos, que todos estamos desganados algunas veces, pero eso no significa que cada día que llegue al aula me encuentre al niño sentado en su sitio con todo guardado y cruzado de brazos….. para mí eso significa que nadie ha intentado trabajar con él!!!!!

 

Y luego la frase que me repatea….. «Es qué tu no eres sería con ellos» o «eres demasiado estricta»…. En qué quedamos??? Me lo explicáis, pero vamos a ver….. ¿¿hace falta ser sargento para que aprendan los niños?? Que con juegos, besos, abrazos y cariño también se aprende!!!!! No hace falta dar gritos, ser estrictamente estricta, ni ser desagradable!!!!

 

Yo seré menos sería, jugaré mas con ellxs, pero trabajan ¿no? aprende ¿verdad? pues entonces…. ¿qué problema hay?
Soy sargento cuando lo tengo que ser, con quién puedo, cuándo puedo y bromista cuando la situación lo da… pero a veces es tal la conexión, que con una mirada ya saben lo que quiero decirles… no hace falta gritar, ni correr tras ellos, ni ponerse peleona, ni amenazarles… es todo mucho más fácil.

No digo que esto sea lo perfecto, idílico y lo que todos deben hacer… hay un refrán muy acertado… cada maestrillo tiene su librillo… pues ea, que cada uno se aplique el parche… saque el librillo e intente, empatizar con su alumnado, ese es el truco.

 

Dicho esto…… y tras un día colmador……. desahogada quedo. Y quien no lo entienda, que no lo lea…….

1 Comentario

  1. Rossai

    Totalmente de acuerdo contigo y lamentablemente comparto tu realidad, día a día.
    Menos mal que por lo menos esos niños, tienen una hora al día, en la que además de trabajar, consiguen ser felices. Porque realmente, nuestros alumnado refleja en su cara, lo que consiguen durante nuestras sesiones con ellos. Pero claro, según sus tutores, no es que nosotras nos interesemos más por ellos… Solo es, que no tenemos 25 más! Me gustaría cambiarles por unos días su clase, para demostrarles que también se puede hacer con 26 alumnos en lista, eso si… Hay que trabajar mucho todos los días para conseguirlo y eso cualquiera, no es capaz de hacerlo con ganas, aunque le paguen un sueldo.

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.