Diario de aprendiz de una PT: Parte 23

Hay días grises, pero también hay días de arco iris.

Hoy quería contaros, que tengo una suerte inmensa, esa inmensa suerte es trabajar con profesionales con vocación. Pero más suerte tienen mis chicxs que disfrutan de ello a diario.

Este año cuento con 3 profesoras, y digo profesoras porque no son profesores, ha coincidido que son 3 mujeres, pero también me he tropezado con el sexo opuesto con los mismos ideales.

Bien pues, son seños de esas que les encanta su trabajo, que disfrutan, que hacen lo imposible, los posible y aún más porque la inclusión sea una realidad. Estas seños son de 3 coles distintos, no se conocen, sus realidades de centro son completamente diferentes, los cursos tampoco son los mismos, ni tienen la misma edad, etc… pero todas tienen algo en común, hay un aspecto que coincide en las tres, tienen un chico-a con nee en su clase, derivadas de discapacidad intelectual, síndrome de down, es la primera vez que tienen contacto con un acnee y su labor es de quitarse el sombrero.
Cada una a su manera, de la mejor forma que sabe, pero bajo el respeto, la sensibilización y el buen hacer, lo hacen fenomenal. Seños con ganas de aprender, de sentir el orgullo de «yo tuve a X en clase y le enseñé…», que piden consejos, que dan todo por sus alumnxs… 

Una se va a jubilar, toda una pena porque es una seño chapó, y respeta los tiempos de acción-reacción, con una paciencia que parece que tiene botes industriales en el cajón de su mesa de profesora, siempre sabe todo lo que acontece a su alumno-a y prioriza los aprendizajes, es atenta, cariñosa, dulce, intenta por todos los medios que sea aceptado-a y participe de todo y con todos, porque «él-ella tiene que hacer lo mismo lo mismo que el resto», esa es su frase, y busca la forma de que siempre lo haga, a su manera, a su ritmo, valorando los avances. 

La otra es una seño tiene una mentalidad muy abierta, así que todos podemos hacer todo a nuestro tiempo y a nuestra manera, por lo tanto todo es válido y con tesón, constancia y exigencia consigue verdaderos avances a pasos agigantados. Jamás se rinde, es muy positiva y a todo le ve un lado bueno, igualmente hace desde el minuto 0 que no existan diferencias y limar las posibles barreras que aparezcan; es tal el filing que se tienen, que su acnee tiene pasión, tiene tal visión acerca de las necesidades que es impresionante la capacidad de buscar la accesibilidad y la inclusión en cada cosa que acontece en el aula, sin distinciones.

Y por último, está la seño que valora por encima de todos el esfuerzo, sobreesfuerzo, exigencias, sobreexigencias, trabajo, aprendizaje, pequeños objetivos alcanzados, la implicación familiar, el que se trabaje en equipo, la mediación entre profesionales….. es un reto, y no porque sea algo difícil para ella, sino porque quiere disfrutar de esa experiencia y aprender cada día de ella, valora y admira TODO, su capacidad de empatizar y la sensibilización quedan cortas a las palabras que pueda expresar aquí. Llega a tal el punto de inclusión, que hasta los exámenes acaban siendo accesibles para todxs, así no hay distinciones ni hay porque realizar AC, ya que son facilitadores a la diversidad del aula, que es mucha. Elige las actividades que son esenciales para agilizar su tiempo de trabajo, atención… Todxs participan de todxs y nadie ve la diferencia en su acnee, porque como los otros chicos de las otras seños, es uno-a más.

¿Por qué la inclusión es real? Por las personas, que hacen posible que lo sean, porque ellas saben que las limitaciones son sociales y que hay que mirar desde el otro lado del mostrador. Porque saben valorar cosas que para otros parece innato y a estos chicos supone un esfuerzo, porque hacen lo que sea necesario porque no haya diferencias, porque son ellas las que disfrutan a diario con ellos, esas mismas que cuando llego me cuentan con una emoción inmensa todo lo que ha ocurrido mientras no estaba, porque son ellas las que hacen que estos chicxs disfruten de la escuela, del aprendizaje con su grupo de pares, de una educación de calidad en igualdad. Y, ¿a caso son superheroínas? No, son seños de vocación. ¿Y es muy difícil llevar esto a cabo? Pues yo diría que no, porque veo a diario como son capaces de hacerlo posible. 

Ojalá hubiese muchas seños con una mirada inclusiva como estas, por suerte disfrutaré 1, 3 y 2 años, respectivamente, de ellas. 

Con estas 3 seños, TODXS SON IGUALES Y LA INCLUSIÓN ES REAL. GRACIAS!

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.