….. Viaje a holanda

Tener un hijo con discapacidad es como un viaje a Holanda… 
 
 
Hace unos cuantos años tuvo mucha suerte un relato de Emily Pearl Kingsley, que todos la conocemos, es la guionista de “Barrio Sésamo” y madre de un niño con síndrome de Down. 
El texto se titulaba “Viaje a Holanda” y lo que pretendía Emily era explicar con palabras sencillas, es decir, de una forma cercana, una imagen muy clara y didáctica de lo que llamamos dificultades, sólo son “realidades diferentes” de las que esperábamos o habíamos programado.
Bien es cierto que todo lo estudiamos, cuando te planteas tener un bebé, todos esperamos cosas, programamos proyectos… pero no siempre las cosas salen como uno/a quiere, espera o desea…. y nos rompe todos los esquemas…. pero aprendemos a convivir con ello, es otra forma de vida, ni mejor ni peor, sino diferente como diría Dani Rovira.


El texto dice así:
 
Esperar un hijo es como planear un fabuloso viaje de vacaciones a Italia: compras muchas guías de turismo y haces unos planes maravillosos: el Coliseo, el “David” de Miguel Ángel, las góndolas de Venecia… También puedes aprender algunas frases en italiano. Es todo muy emocionante. Tras meses de preparación, finalmente llega el día. Haces las maletas y estás nervioso. Al cabo de unas horas, en el avión, la azafata proclama: “Bienvenidos a Holanda.” “Holanda?” –preguntas. “Cómo que Holanda? Yo he pagado para ir a Italia! He soñado toda la vida con ir a Italia.” Pero ha habido un cambio en el plan de vuelo. El avión ha aterrizado en Holanda y tienes que quedarte. De manera que tienes que salir y comprar nuevas guías de turismo. Incluso tendrás que aprender un idioma nuevo. Lo importante es que no te han llevado a un sitio horrible. Se trata, simplemente, de un lugar diferente. Es más lento y menos deslumbrante que Italia. Pero pasado un tiempo y después de recuperar la respiración, empiezas a mirar a tu alrededor y te das cuenta de que Holanda tiene molinos de viento, tulipanes, incluso Rembrandts… Pero todos tus conocidos están ocupados yendo y viniendo de Italia, presumiendo de los días maravillosos que han pasado. Y durante el resto de tu vida, te dirás: “Sí, allí es donde se suponía que iba yo. Aquello es lo que yo había planeado.” Esto es una pérdida muy significativa. Pero si malbaratas la vida lamentando no haber ido a Italia, no podrás ser nunca libre para disfrutar de lo que es especial. Las cosas encantadoras que te ofrece Holanda.
 
Tras este emocionante relato, mira el vídeo… simplemente fantástico…..

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.